Foto: Captura.
Foto: Captura.
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Lo que aparenta ser un sencillo acertijo está ‘alocando’ a los internautas las redes sociales. El video publicado por la cuenta oficial de BBC Mundo en Facebook, muestra cómo funciona nuestro cerebro inconscientemente ante lo que sería la igualdad de género.

“Un padre y un hijo viajan en coche. Tienen un accidente grave. El padre muere y al hijo se lo llevan al hospital porque necesita una compleja operación de emergencia. Llaman a una eminencia médica, pero cuando llega y ve al paciente dice: ‘no puedo operarlo, es mi hijo’. ¿Cómo lo explicas?”, dice el acertijo leído por Inma Gil, del equipo de BBC Mundo.

El clip, que ya es viral en Facebook y otras plataformas como YouTube, muestra la variedad de respuestas de los encuestados al intentar saber la identidad de la eminencia médica. Algunos señalan que se trata del padre del accidentado y que la persona que viajaba con el joven es una persona perteneciente a una orden religiosa.

“No puede ser. Quizás es su hijo adoptivo”. “El padre es el médico, y el que murió es un sacerdote”. “Es imposible por que el padre esta muerto”, son tres de las respuestas más contundentes que marcan, sin darnos cuenta, que tan arraigado está el machismo en nuestra sociedad. La respuesta es sencilla.

La solución de este acertijo es que la madre es la eminencia médica que se negó a operar a su hijo por obedecer a la ética médica, pues las emociones podrían afectar en sus decisiones. Pero, ¿por qué asociamos a este personaje con el género masculino? Lo que ocurre con muchos hombres y mujeres se llama parcialidad implícita.

Cuando somos niños, nuestro cerebro inconsciente aprende de lo que nos rodea y establece conexiones neuronales entre distintos conceptos, en este caso entre ser hombre y ser eminencia médica. Esas relaciones, aunque tienen un origen cultura, se vuelven parte de un proceso automático, que además nos acompaña toda la vida, y por eso varias personas pueden dudar a la hora de tratar de resolver este acertijo porque nuestro cerebro inconsciente puede contradecir los valores en los que creemos.