Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Hay programas de cocina con celebridades, algunas de las cuales saben la diferencia de un fricasé y una frittata, también hay programas con chefs arrogantes y malos cocineros. Incluso hay una serie digital próxima a estrenarse en la que a unos chefs con los ojos vendados les lanzan un plato en la cara y compiten para identificarlo y hacerlo.

Y luego está “America’s Test Kitchen” que llega a su 20a temporada guiando expertamente a los espectadores, con pasos muy bien revisados, para hacer salsas sabrosas, pescados perfectamente hechos a la plancha y cubiertas de pie crujientes, entre las más de 1.000 recetas que ha descifrado hasta la fecha. En el programa también revisan una variedad de ingredientes, de anchoas a chocolate para repostería y pasta, así como utensilios de comida.

No es necesario probar más de media docena de estilos de yogurt, incluyendo australiano y búlgaro, porque “America’s Test Kitchen” lo ha hecho por nosotros. Ser práctico, aunque no esté de moda, tiene su beneficio. El programa presume de ser la serie de cocina de mayor duración en Estados Unidos. El récord mundial lo tiene “Today’s Cooking” de Japón, que debutó en 1957.

El enfoque firme del programa explica su éxito, dijo Jack Bishop, jefe de contenido de America’s Test Kitchen y presentador en pantalla de los segmentos de prueba de productos.

“Hay mucho contenido de comida en televisión y en plataformas de video, especialmente en el género de concursos o en el de viajes”, dijo Bishop. En la serie de televisión pública TV, “el contenido es lo primero y lo más importante, así como la utilidad del programa, eso ayuda a la gente a cocinar”.

Después de que “America’s Test Kitchen” se transmite en las estaciones de PBS, aumenta el tráfico en su sitio el fin de semana cuando sus espectadores dicen “quiero probar esa receta”, dijo.

Su audiencia semanal promedio es de 2,25 millones y se mantiene, incluso ha aumentado su porcentaje un punto o dos en los últimos dos años. Mientras tanto el programa ha ampliado su alcance, y atractivo en internet con un canal por suscripción en YouTube cuya audiencia incluye hombres jóvenes con curiosidad por cocinar que no necesariamente conocen la serie de televisión, dijo la empresa America’s Test Kitchen.