INGLATERRA.- La casa del duque y la duquesa de Sussex fue renovada con 2,4 millones de libras esterlinas (3,06 millones de dólares) de dinero de los contribuyentes, según las cuentas de la familia real reveladas el martes.

La residencia del príncipe Enrique y su esposa Meghan cerca del Castillo de Windsor, llamada Frogmore Cottage, atravesó una gran remodelación para convertir cinco construcciones a su estructura original como una sola casa para la pareja y su bebé Archie. Los demás arreglos, muebles y objetos en el inmueble de la era victoriana fueron pagados por la pareja real.

Las cifras fueron incluidas en el informe financiero de la familia real, que mostró que los contribuyentes británicos gastaron 67 millones de libras esterlinas (85,2 millones de dólares) en la monarquía durante el año 2018-19, un incremento de 41% respecto al año anterior.

“La propiedad no había tenido obras en varios años y ya había sido destinada a una renovación de acuerdo con nuestra responsabilidad para mantener las condiciones de los palacios reales habitados”, dijo Michael Stevens, el guardián de Privy Purse responsable de las cuentas reales.

“El edificio volvió a ser una sola residencia y la infraestructura obsoleta fue reemplazada para garantizar el futuro a largo plazo de la propiedad”, dijo. “Substancialmente todos los muebles y arreglos fueron pagados por sus altezas reales”.

El grupo antimonarquía Republic cuestionó por qué se gastó tanto dinero en la remodelación en una época en la que los servicios públicos sufren por falta de dinero.