REUTERS/Toby Melville
REUTERS/Toby Melville
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El confinamiento de millones de personas en su hogares en todo el mundo por el coronavirus debería ser la perfecta receta para el éxito del mercado de las empresas de internet de reparto de comida a domicilio.

No obstante, destacados actores mundiales como Uber Eats y Just Eat -en proceso de adquisición por Takeaway.com- se han visto impactados por un doble revés: el cierre de los proveedores de los restaurantes y el hecho de que, ahora con más tiempo para cocinar en casa, parece que muchas personas han perdido el apetito por las entregas a domicilio.

Aunque muchos locales empezaron a ofrecer envíos a domicilio, impulsando la llegada de usuarios a esos servicios por internet, algunas de las mayores cadenas mundiales que usan estas aplicaciones, como McDonald’s y Wagamama, han cerrado por el momento en Reino Unido, entre otros países.

Datos de SimilarWeb, que hace un seguimiento de las descargas y el uso de apps en los teléfonos móviles y sitios web en mercados europeos clave, destacó la magnitud de la desaceleración en el continente ante la propagación de la pandemia y las órdenes gubernamentales de quedarse en casa.

En Francia, España y Reino Unido, Just Eat y Uber Eats sufrieron un descenso de su promedio de usuarios diarios de entre un 2% y un 23% en marzo, comparado con enero y febrero. Deliveroo también experimentó declives en Francia y España, aunque tuvo un pequeño aumento en Reino Unido, según los datos.

Las cifras contrastan con las alzas porcentuales de dobles dígitos en los volúmenes de envío de alimentos cuando la gente se apresuró a hacer acopio de productos antes de la cuarentena.

Asimismo, los datos ofrecen un vistazo al rápido cambio de los hábitos de pedido de comida y de cocina en casa por el virus, frenando una industria que iba creciendo a ritmo veloz.