Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El mundo del espectáculo se paralizó en respuesta al brote del coronavirus y más de uno ha dicho: “¿Y ahora qué vamos a hacer, leer libros?”

Eso es exactamente lo que Pamela Milam estará haciendo, y en cantidad.

Milam es una selectora de libros para la Women's National Book Association, una organización sin fines de lucro fundada en 1917 en apoyo a la lectura. Ella y sus colegas comenzaron este mes un maratón para leer hasta 100 libros cada una mientras desarrollan la lista anual de libros recomendados de la organización para el Mes Nacional de la Lectura en octubre.

También es una ávida amante del teatro. Vive en el corazón de Times Square y suele ir a ver una obra por semana, pero cuando Broadway y muchos otros centros de entretenimiento cerraron sus puertas, redujeron la audiencia o pospusieron funciones la semana pasada, Milam supo exactamente cómo llenar su tiempo extra.

“Estoy feliz acurrucada en mi sofá. Haré lo mejor por aprovecharlo al máximo", dijo.

Muchas giras de conciertos, entregas de premios, festivales, museos, eventos deportivos y más han sido cancelados o cerrados para ayudar a “aplanar la curva” mientras el virus se propaga alrededor del planeta. Las prohibiciones de hacer reuniones de mediano y gran tamaño se están proliferando, llevando a más gente a atrincherarse en sus casas.

"Nos estamos poniendo al día con nuestra lectura. Acabo de empezar ‘El amor en los tiempos del cólera'. Me pareció apropiado”, dijo Beverly Pfeiffer en Silver Spring, Maryland, sobre el clásico de Gabriel García Márquez.

Otras personas están trabajando más, en especial ahora que lo hacen desde casa.

Algunos se han puesto a experimentar con recetas de cocina más complicadas.

Una compañía que ofrece cursos en línea ha visto un gran incremento en sus negocios, al igual que otra que vende servicios de fotografía digital.

La diseñadora de interiores Genevieve Gorder, copresentadora de la serie de Netflix “Stay Here”, les pidió a sus seguidores en Instagram que compartan sus metas para mejorar la casa que estaban de último en sus listas de quehaceres. Limpiar persianas, organizar el sótano y reparar el deck ahora pasaron a ser prioridades.

Nicole Schaefer en Portland, Oregon, usualmente está fuera de casa haciendo alguna diligencia. Ahora se siente casi culpable de tener tanto tiempo libre. Casi.

“Siento que ahora tengo tiempo para relajarme, si es que eso tiene sentido. Con las noches libres, estoy aprendiendo a hacer mis propios macarrones, estoy haciéndole un regalo a mi novio, estoy tejiendo, estoy haciendo tanto ejercicio como quiero. Hay tantas cosas que hacer cuando no hay conciertos y obras y espectáculos a los que ir”, señaló.

Los devotos de la ópera y el arte están siendo consentidos con transmisiones especiales en vivo y visitas virtuales. Los museos se han unido a un movimiento en redes sociales que creó el Museo de la Ciudad de Nueva York para ofrecer arte y otras imágenes usando el hashtag #MuseumMomentofZen.

Melanie Musson no está interesada en nada de eso, y no ve el distanciamiento social como un problema. A ella y a su esposo les encanta pasear con sus cuatro hijos por los paisajes montañosos que rodean su casa en Belgrade, Montana.

“Tengo tantos planes que de hecho estoy deseosa de verme obligada a mantenerme lejos de las reuniones sociales”, dijo. “Planeamos pasar tiempo afuera acampando, saliendo de excursión y pescando. El sol y el ejercicio nos ayudarán a estar lo más sanos posible".

Mientras Musson y otros optan por salir, algunos están cambiando los gimnasios por nuevas rutinas de ejercicio en casa.