Foto: Captura.
Foto: Captura.
Tags:

ITALIA.- “Abandonaré el ritual agotado de las temporadas y los desfiles para recobrar una nueva cadencia, más próxima a mi vocación expresiva”: con esas palabras de un diario escrito durante el mes de mayo de 2020, Alessandro Michele, el director creativo de Gucci, anunció que la casa de moda dejará de respetar el criterio estacional de cinco shows al año.

La crisis del coronavirus terminó de drenar de sentido, para Michele, el calendario de primavera/verano, otoño/invierno, crucero, pre-primavera y pre-otoño: “Son palabras rancias y desnutridas”, publicó en Instagram. “La ropa debería tener una vida más larga que la que le atribuyen esas palabras”.

Su voz se sumó a la de Giorgio Armani, que en febrero, durante la Milan Fashion Week sin público, hizo una fuerte crítica del sector: “Estoy cansado de que me pregunten por las tendencias del momento. Las tendencias no son nada, no deben existir. La cosa más importante es vestir a las mujeres hoy evitando el ridículo, no discutir ‘qué cosa está de moda’. Dejemos de ser víctimas de este sistema”. También Saint-Laurent asumió una postura similar.

En uno de los párrafos finales de su larga reflexión sobre los efectos del COVID-19 en el mundo y la necesidad de no dejar que esta crisis “se pase sin [dejarnos] una lección”, Michele anunció: “Nos encontraremos solo dos veces por año para compartir los capítulos de una nueva historia. Capítulos irregulares, jubilosos y completamente libres, que al escribirse mezclarán las reglas y los géneros y se nutrirán de nuevos espacios, códigos lingüísticos y plataformas de comunicación”.