El pasado viernes, 19 de Abril, un grupo de personas entraron a una fiesta en Minatitlán, Veracruz, asesinando a 13 personas, incluyendo a un menor de edad. La controversia sigue, debido a que la versión “oficial” no coincide con los testimonios de las personas que se encontraban en el lugar. Y para variar, no han encontrado a los culpables.

La inseguridad en México es el reto más grande que enfrentan los gobiernos locales, estatales y por supuesto, el de AMLO. Solamente en los primeros tres meses del año, fueron asesinados casi ocho mil quinientas personas, casi un diez por ciento más del año récord, el 2018.

El problema esta en que las administraciones municipales no cuentan con instituciones, ni con el recurso para poder hacerle frente a los casos de violencia. Ellos se están enfocando a las actividades básicas del municipio, recolección de basura, alumbrado, bacheo; y algunas veces… ¡Ni eso!

Los gobiernos estatales invierten en el tema, pero se ven rebasados por la falta de personal, falta de recursos económicos, y la falta de apoyo de la federación.

Por último, el gobierno de AMLO. Una administración que siente todavía estar en campaña, les cuesta trabajo aceptar que las decisiones que han tomado en sus diversos rubros, han fracasado; y en el caso de la inseguridad… ¡Discuten el tema y aseguran que van por el camino correcto!.

Es muy lamentable lo que está sucediendo, las tragedias no dejan de suceder en TODO el país: Tamaulipas, Guanajuato, Michoacán, entre otros. Parece que vivimos en un país sin ley. AMLO se queda callado, no existe un posicionamiento puntual de las autoridades, no hay estrategia, falta de inteligencia, no hay detenidos… ¡No hay nada!.

Esto es un tema meramente del gobierno federal, y ellos son quienes tienen que solucionarlo lo antes posible.

Porque mientras crece la violencia en México… ¿Y Nosotros Qué?