En las últimas semanas ha habido mucho movimiento dentro del PRI. Dicen ellos que están en proceso de una “restructuración”; y esto implica, desde limpiar su casa, hasta ver las fichas que se van a jugar para mantenerse vivos… Por lo pronto.

En cuanto a su reestructuración, vemos claramente a dos grupos antagónicos que liderean las preferencias en el tricolor: Alejandro Moreno, mejor conocido como “Alito”, gobernador de Campeche; y por otro lado el Doctor Jesús Narro, ex secretario de salud con Peña y excretor de UNAM.

El Doctor Narro, cuenta con el apoyo de viejos priístas como lo son: Manlio Fabio Beltrones, Osorio Chong, el ex presidente Salinas, entre otros. De parte del gobernador de Campeche, esta respaldado por el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat y su padre José Murat, ex gobernador del mismo estado; y por si fuera poco, tiene el apoyo de AMLO.

Se tiene previsto que la elección interna sea el 8 de Septiembre, organizado por ellos mismos, y serán los propios militantes quienes decidan a su próximo “líder” de partido. El problema que supuestamente hay, es que el padrón de la militancia está inflado por operadores de Alito y que de ser el ganador, le entregaría el partido a MORENA para trabajar de la mano los próximos años. Lo cual, esta jugada dejaría prácticamente muerto al PAN, Movimiento Ciudadano y a todos aquellos partidos que buscan ser contrapeso en la democracia en este país… Veamos qué pasa.

Por cierto, la semana pasada se aprobó en el Senado la Reforma Educativa de AMLO. Lo extraño de todo esto, ¡es que el PRI apoyó la reforma de la misma reforma que ellos mismos propusieron años atrás!.

Aparentemente MORENA ya tiene un nuevo aliado más, habrá que esperar qué movimientos se siguen haciendo en el mundo político y ver a quienes favorecen.

Y mientras tanto… ¿Y Nosotros Qué?