Debido a las dificultades que el candidato a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, ha tenido para motivar a la comunidad hispana, y después de la visita del presidente López Obrador a Washington, la campaña del demócrata está redoblando esfuerzos para proteger y ganar el mayor porcentaje posible del voto latino en las elecciones del próximo noviembre, que podría ser fundamental en las regiones más reñidas.

Es bien sabido que, a pesar de contar con un fuerte apoyo de la comunidad afroamericana, Biden ha tenido algunos problemas para inspirar a las bases latinas, y Donald Trump está tratando de explotar esa debilidad de su rival. Además de invertir una buena cantidad de dinero en publicidad en español, el magnate estará aprovechando al máximo la visita de AMLO y tratará de robar votos latinos en los estados clave que probablemente definirán la elección, como el caso de Florida o Arizona.

Todavía en las últimas encuestas de dichos estados, Biden mantiene una amplia ventaja con la población hispana, y no es que Trump espere llevarse más del 50% de ese segmento de la población. Pero si el presidente le robara unos cuantos puntos al demócrata, podría ser suficiente para llevarse alguno de los estados pivote de la elección. Por ejemplo, según la encuestadora Latino Decisions, en Florida Trump obtendría un 31% del voto latino, que es alto si lo comparamos con otros estados como Nevada (23%) o Texas (24%). Florida suele ser muy competido, y aunque hay algunas encuestas que le dan 6 puntos de ventaja a Biden, hay otras que lo mantienen con un empate. Habrá que ver dentro de un par de semanas qué tanto influyó la visita del presidente López Obrador, además de los esfuerzos de Trump, o si la nueva estrategia de Biden es suficiente para contrarrestarlos.

APUNTE SPIRITUALIS. La designación de una candidata latina a la vicepresidencia podría ser otra manera de asegurar ese segmento de la población, aunque se ha hablado más bien de una afroamericana. Lo veremos.