“ ……. Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.” Lucas 18:27

El Salmo 7 dice que los impíos "están preñados de problemas y dan a luz mentiras". La buena noticia es que no eres tú. Tu eres el justo, y No estás embarazada de problemas, de malos descansos, enfermedad, carencias o depresión. Estás embarazada de favor, de talento, de victoria. Durante todo el día, sigue diciendo: "Señor, gracias porque estoy embarazada de tus promesas. Creo que la concepción ha ocurrido ".

Quizás tu sueño parezca imposible, ha pasado mucho tiempo, le diste tu mejor esfuerzo y no funcionó; pero en el fondo, no puedes evitarlo: algo sigue pateando, diciéndote que todavía estás en camino, en el momento perfecto de Dios, cuando todo esté listo, vas a dar a luz.

Deja de decirte a ti mismo que nunca puedes salir adelante, que no tienes suficiente de esto, suficiente de eso. Estás embarazado de éxito, embarazado de ideas, embarazado de tu destino. Vas a dar a luz lo que Dios puso en ti.