Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Kevin Love, de los Cavaliers de Cleveland, ha hecho su mejor esfuerzo por tranquilizar a un asustado público. Jamal Murray, de los Nuggets de Denver, se sentó ante su piano y tocó algunas canciones.

Trae Young, de los Hawks de Atlanta, lanzó calcetas a un cesto de basura como si fueran pelotas. El jugador del Heat de MIami, Goran Dragic, quien está en su natal Eslovenia, le pidió a la gente que se quede en casa.

Esta es la nueva normalidad de la NBA en un mundo dominado por el coronavirus.

Incluso sin partidos, la liga intenta involucrar y alentar a sus seguidores en estos momentos difíciles.

Hasta el momento, casi 20 jugadores actuales y retirados se han asociado con la NBA y la WNBA para dar anuncios de servicio al público. Esto mientras el mundo continúa lidiando con la pandemia del COVID-19, que ya alcanzó el cuarto de millón de infectados a nivel mundial, ha dejado cerca de 10.000 muertos y dejó prácticamente sin competiciones deportivas a todo el mundo.

“Somos capaces de llegar a un gran número de personas, incluso cientos de millones, pero en lo que respecta a niños, alcanzamos a decenas de millones con el simple hecho de enviar un anuncio público de la NBA”, dijo Love. “Para mí fue importante también considerar ese aspecto de comunidad, pensar en los más pequeños que están en casa, siendo educados en casa, jóvenes en peligro que son educados en casa y tenemos que llegarles de alguna forma”.