Foto: HeadTopics
Foto: HeadTopics
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- A las iglesias, asociaciones y agrupaciones religiosas de México, derivado del acuerdo expedido por parte del Consejo de Salubridad General, por el que se declara como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor, a la epidemia de enfermedad generada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19), la Secretaría de Gobernación hace un atento llamado a todas las iglesias, asociaciones y agrupaciones religiosas del país:

PRIMERO. A dar puntual seguimiento a las medidas de seguridad de la Secretaría de Salud y los gobiernos de las entidades federativas durante el tiempo que dure la pandemia.

En estos momentos, la indicación prioritaria que exige el compromiso de todas las personas de este país consiste en estar fuera del espacio público, la cual se resume en la frase “Quédate en casa”.

Por tal motivo, les exhortamos a que promuevan el resguardo domiciliario corresponsable del 30 de marzo al 30 de abril de 2020 entre los miembros de sus iglesias, asociaciones y agrupaciones religiosas. Se entiende como resguardo domiciliario corresponsable a la limitación voluntaria de movilidad, permaneciendo en el domicilio particular la mayor parte del tiempo posible.

En consonancia con esta exhortación, les invitamos a que su cooperación incluya también la suspensión, durante este tiempo, de todas las actividades que impliquen la congregación de personas de manera física y que se apoyen en las alternativas que hoy ofrecen los medios de comunicación tradicionales y las nuevas tecnologías (redes sociales incluidas) para realizar actos de interacción colectiva.

SEGUNDO. A difundir información veraz ante la actual contingencia sanitaria, evitando discursos que confronten, confundan y dividan a la población.

De manera especial, les pedimos evitar discursos o frases discriminatorias de cualquier tipo acerca del origen del coronavirus que no contribuyen a que la población tenga información oficial y verificada que permita superar con éxito la actual pandemia.

Hoy más que nunca necesitamos impulsar la unidad, dejando a un lado todo tipo de diferencias, recordando que las convicciones religiosas no eximen en ningún caso del cumplimiento de las leyes del país y que nadie podrá alegar motivos religiosos para evadir las responsabilidades y obligaciones prescritas en las leyes.

TERCERO. A fortalecer los lazos familiares y comunitarios capaces de generar las más diversas expresiones de solidaridad que, en los momentos de mayor emergencia nacional, han desplegado muchas de las iglesias de México a lo largo del país. Es momento de distanciamiento físico, pero también de solidaridad social.

¡Si te cuidas tú, nos cuidamos todos!

La Secretaría de Gobernación, reconociendo el principio histórico de la separación del Estado y las iglesias, invita a todas las comunidades de fe a que, en medio de la emergencia, redoblen los esfuerzos que están realizando durante este período de aislamiento para fortalecer el sentido de comunidad, animar la solidaridad hacia los más vulnerables y mantenerse como una voz que calma, tranquiliza y da esperanza.