FOTO: EFE
FOTO: EFE
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Parientes de víctimas de feminicidio y desaparecidos incendiaron sillas y papelería del edificio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que ocupan por la fuerza desde el viernes. Ellos exigen justicia y que Rosario Piedra, la ómbudsman (defensora del pueblo), agilice las investigaciones de sus casos.

Desde los balcones del órgano estatal y autónomo, unas veinte feministas de la organización Ni Una Más lanzaron el mobiliario y, en la fachada, colocaron mantas con fotografías de personas desaparecidas.

Solo de enero a julio de este año, se registraron 549 asesinatos de mujeres que son investigados como probables feminicidios.

Desde la Sala de Juntas de la CNDH, Delia Quiroga expresó su “desesperación” ante la falta de respuestas de las autoridades sobre su hermano Roberto desaparecido el 10 de marzo de 2014 en Tamaulipas, frontera con Estados Unidos.

“No sabemos nada de él, no sabemos si está vivo, si está muerto y las investigaciones no avanzan”, comentó Quiroga que también exige protección oficial para ella y su madre.

La madre de Delia fue secuestrada junto con su hermano y fue liberada después de 45 días brutalmente golpeada.

Las familias de víctimas tuvieron una reunión en días pasados con la titular de la CNDH, Rosario Piedra, a quien pidieron apoyo para que la fiscalía y el gobierno atienda sus demandas. Sin embargo, algunos de ellos se quedaron inconformes con el resultado del encuentro, en el que se les concertó citas con funcionarios del gobierno.