AP Foto/Berenice Bautista, Archivo
AP Foto/Berenice Bautista, Archivo
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Al escritor mexicano Guillermo Arriaga le gusta improvisar. Cuando empieza sus novelas sólo tiene una idea general de lo que quiere contar, tal vez algún personaje, pero no mucho más que eso. Los detalles van surgiendo a medida que avanza.

Así sucedió también con su más reciente obra, “Salvar el fuego”, ganadora del Premio Alfaguara de Novela 2020, uno de los más prestigiosos de la lengua hispana. Todo lo que sabía era que quería escribir una historia sobre una mujer casada, con una posición económica acomodada, que se enamoraba de un preso.

“Eso era todo lo que sabía”, dijo Arriaga en una entrevista reciente por Zoom desde México. “Yo quería contar una historia de amor. Punto. Nada más”, remarcó tras indicar que no toma notas ni hace dibujos para recordar lo que quiere contar. Todo lo guarda en su mente, y si no vuelve a aparecer, es porque no merece ser contado.

Al avanzar con la trama se fueron agregando capas que ni siquiera él sabía que estaban ahí.

“Los escritores somos vehículos de las historias y las historias nos susurran, nos hablan, nos dicen lo que quieren”, explicó Arriaga, también escritor de películas como “Amores perros”, “21 Grams” ("21 gramos") y “Babel”, por la que fue nominado al Oscar al mejor guion, además de “ The Three Burials of Melquiades Estrada" ("Los entierros de Melquiades Estrada”), que le mereció un premio en el Festival de Cine de Canes.