Tags:

JAPÓN.- Los accionistas de Nissan desataron su furia contra la gerencia de la empresa japonesa el martes por el abrupto declive de las acciones, la desaparición de los dividendos y las colosales pérdidas tras la destitución del director general Carlos Ghosn por acusaciones de malversación de fondos.

En una asamblea extraordinaria, los accionistas se pararon uno por uno para exigir que la gerencia trabaje arduamente para aumentar las ventas, reparar el daño a la marca y para que los más altos ejecutivos reciban menos compensación.

Ghosn, un célebre ejecutivo que encabezó Nissan por dos décadas, fue arrestado en noviembre del 2018. Estaba por comenzar su juicio en Tokio cuando se fugó hacia el Líbano.

El nuevo director general Makoto Uchida pidió disculpas antes los accionistas “por permitir las transgresiones” de Ghosn y prometió una mejor gerencia, más transparencia y mejores resultados financieros, pero pidió paciencia a los presentes.

Anunció que mayo se anunciará un plan para reparar el daño, pero un accionista inmediatamente denunció que eso era demasiado tarde.

“Estamos en una situación desastrosa”, admitió Uchida en referencia al escándalo Ghosn. “Fue algo asombroso, y yo lo condeno”.

Uchida es uno de cuatro directores cuya elección iba a ser votada en la asamblea, en un centro de conferencias en Yokohama, cerca de Tokio, donde Nissan tiene su sede.

Uchida fue designado en diciembre en reemplazo de Hiroto Saikawa, quien sucedió a Ghosn.

Saikawa presentó su renuncia el año pasado al surgir denuncias sobre sus ingresos personales. Su se hace efectiva al final de la asamblea de accionistas.