AP Foto/Rebecca Blackwell
AP Foto/Rebecca Blackwell
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Los científicos ofrecieron el miércoles mayor evidencia de que personas aparentemente saludables que no presentan síntomas pueden propagar el coronavirus, y el gobierno de Estados Unidos emitió nuevos lineamientos para advertir que cualquier persona que haya sido expuesta a la enfermedad puede ser considerada como portadora.

Un estudio publicado por investigadores en Singapur se convirtió en el más reciente en calcular que alrededor del 10% de las nuevas infecciones podrían ser causadas por personas que portan el virus pero que aún no presentan síntomas similares a los de la influenza.

En respuesta a ese y otros estudios, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus iniciales en inglés) cambiaron la definición de riesgo de contagio para estadounidenses. Las nuevas directrices de la agencia van dirigidas a personas que no presentan síntomas pero que estuvieron expuestas a otras con posibles infecciones o con casos confirmados. Básicamente señala que cualquiera puede ser portador, con o sin síntomas.

Los hallazgos complican las labores para controlar la pandemia y refuerzan la importancia del distanciamiento social y otras medidas diseñadas para frenar el contagio, indicaron los expertos.

“Debes ser realmente proactivo en la reducción de contactos entre personas que lucen perfectamente saludables”, dijo Lauren Ancel Meyers, investigadora de la Universidad de Texas, campus Austin, quien ha estudiado la transmisión del coronavirus en distintos países.

La CDC publicó en internet el más reciente estudio. Se centra en 243 casos de coronavirus que fueron reportados en Singapur entre mediados de enero y mediados de marzo, incluyendo 157 infecciones entre personas que no habían viajado recientemente. Los científicos descubrieron que las personas asintomáticas dispararon el número de casos en siete focos de infección, lo que representa alrededor del 6% de las infecciones adquiridas de manera local.

Una de esas infecciones fue particularmente notoria: Una mujer de 52 años resultó contagiada tras sentarse en la butaca de una iglesia que había sido ocupada previamente por dos turistas que no mostraron síntomas pero que enfermaron posteriormente, comentaron los investigadores tras revisar las grabaciones de circuito cerrado del templo.