NACIONES UNIDAS.- El 2019 fue el año más violento para los excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia desde que firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2016, dijo el secretario general de la ONU António Guterres en un informe publicado el jueves.

Guterres indicó que 77 integrantes de las FARC fueron asesinados hasta el 26 de diciembre, en comparación con 65 en 2018 y 31 en 2017.

Además, señaló, 14 exguerrilleros de las FARC desaparecieron y 29 sufrieron intentos de homicidio.

Guterres reiteró sus exhortaciones para que se apliquen medidas más efectivas con el fin de proteger a los exmilicianos y sus familias, ya que _dijo_ enfrentan “vulnerabilidades particulares”.

El jefe de la ONU también pidió de nuevo que se lleven a la práctica iniciativas más eficaces para proteger a los líderes sociales, a los defensores de los derechos humanos y a la gente involucrada en implementar el acuerdo de paz, porque la violencia contra ellos continúa.

La “violencia sigue concentrada en las áreas rurales de los departamentos de Cauca, Nariño, Antioquia, Caquetá y Norte de Santander, donde convergen una débil presencia del Estado, economías ilegales y pobreza”, indicó.

La oficina del procurador general atribuye la mayoría de estos asesinatos “a grupos armados ilegales y organizaciones delictivas y sus redes de apoyo”, afirmó Guterres.

“Una política pública para el desmantelamiento de los grupos armados ilegales y las organizaciones delictivas y sus redes de apoyo, según lo pide el acuerdo de paz, es esencial para reducir la violencia que estos grupos infligen a comunidades vulnerables”, agregó.