FOTO: us.as.com
FOTO: us.as.com
Tags:

GUERRERO.- El complejo turístico de Acapulco, en la costa del Pacífico mexicano, está poniendo sus esperanzas en el regreso de los turistas a medida el número de casos de coronavirus y la violencia que ahuyentaba a los viajeros bajan lentamente.

El gobernador del estado de Guerrero dijo que los hoteles ahora podrán aceptar huéspedes al 40% de su capacidad, frente al 30% anterior bajo las restricciones pandémicas. El gobernador Héctor Astudillo se jactó de que Acapulco ha reducido el número de muertes por COVID-19 a un promedio de 9,6 por día y ha aliviado el hacinamiento que asolaba los hospitales de la ciudad al comienzo de la pandemia.

La ciudad, una vez clasificada como la quinta más mortífera de México, ha caído al lugar 44. Los homicidios disminuyeron aproximadamente un 20% en la primera mitad de 2020, en comparación con el mismo período de 2019.

El presidente Andrés Manuel López Obrador visitó el viernes el otrora glamoroso resort y se comprometió a solucionar los problemas de contaminación que afectan su famosa bahía.

A diferencia de la mayoría de los expertos, López Obrador predijo un rápido fin a la pandemia.

“Va disminuyendo la pandemia, es notorio que ha disminuido y va a seguir disminuyendo, no hay rebrote”, dijo el presidente mexicano. “La bahía de Acapulco es sinónimo de belleza y estoy optimista, siento que pronto se va a reactivar la economía y el turismo para beneficio de Acapulco y de Guerrero”.

Entre fines de mayo y principios de junio Guerrero fue el estado con mayor ocupación de camas generales en todo el país con un 78% y en su capital, Chilpancingo, llegaron a tener sólo cinco camas disponibles con respirador. En Acapulco, localizada a unos 350 kilómetros al sur de la Ciudad de México, el Hospital General de El Quemado tuvo ocupadas 41 de 48 camas con ventilador y el hospital Renacimiento agotó su capacidad.

Hasta el viernes México ha registrado 505.751 casos del nuevo coronavirus y 55.293 fallecidos.

Incluso si esas predicciones se cumplen, aún será un largo camino de regreso para la maltrecha industria turística de México. En el primer trimestre, los ingresos por turismo disminuyeron un 51,5% y las cifras del segundo trimestre seguramente serán peores.

Con 800.000 habitaciones y casi 23.000 establecimientos de hospedaje, México ocupa la séptima posición a nivel mundial en infraestructura hotelera.

De acuerdo con el último reporte dado a conocer a fines del año pasado, en 2018 el turismo aportó el 8,7% al Producto Interno Bruto (PIB) del país y generó 2,3 millones de puestos de trabajo.