Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Jordan Spieth buscará completar el Grand Slam en su carrera este fin de semana. Rory McIlroy no ha ganado un major en tres años.

Pero las expectativas parecen concentrarse en el norirlandés, y todo gracias a los antecedentes que ostenta en el campo de Quail Hollow.

Es aquí donde McIlroy ganó su primer torneo dentro de la Gira de la PGA, en 2010, cuando usó el hierro 4 para enviar la pelota por encima del agua, dejándola a unos tres metros del hoyo. Se apuntó así un eagle que le permitió pasar el corte, antes de entregar tarjetas de 66 y 62 el fin de semana.

Quail Hollow es también el sitio donde McIlroy logró un marcador de 61 en la tercera ronda, para despegarse en la tabla y llevarse el triunfo por siete impactos. Ha jugado aquí siete veces, y sólo en una ha quedado por debajo de los primeros 10.

No es la efectividad de Tiger Woods, quien cosechó ocho títulos en Torrey Pines. Pero McIlroy se sentirá como en casa durante la nueva edición del PGA Championship.

Y ése es el motivo por el que las casas de apuestas lo dan como favorito por un ligero margen sobre Spieth, quien hace apenas tres semanas conquistó el Abierto Británico.

Los pronósticos de que McIlroy se coronara en Royal Birkdale eran de 20-1. Ahora, está en 7-1.

“Les he dicho que esos pronósticos no duran mucho”, comentó el martes. “Creo que en parte esto tiene que ver con la mejoría que he logrado en mi forma durante las últimas semanas. Y está también mi historial en este campo, con un par de triunfos, una derrota en desempate y algunas veces en las que he quedado entre los 10 mejores. Las cosas son un poco diferentes que hace un par de semanas”.