Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Tiger Woods regresó a la Gira de la PGA para disputar su primer torneo en cinco meses el jueves, y pudo observar el Muirfield Village como nunca antes.

Prácticamente vacío.

El astro inició con un putt de 10 pies para birdie, que fue recibido con silencio. Terminó con otro birdie, gracias a un certero golpe de 15 pies, para quedar con 71 impactos, uno bajo par.

Se ubicó así cinco tiros detrás de Tony Finau, el líder del Memorial tras la primera ronda. Al terminar, Woods caminó al lado del green y se detuvo junto a Rory McIlroy.

Ambos charlaron brevemente antes de despedirse mediante un gesto con el codo sin tocarse.

Es un mundo diferente, repite Woods, cuyo regreso, aunque gris, fue razonable.

“Tuve un inicio casi ideal y tuve una buena percepción al inicio de la ronda”, dijo Woods. “Simplemente no hice nada hoy. Tuve algunas oportunidades con los birdies, pero realmente no logré mucho”.

Eso se lo dejó a Finau, quien pareció hacer de todo. El golfista del estado de Utah terminó con siete birdies en los últimos 10 hoyos del campo Muirfield Village, el cual lució más rápido y difícil que la semana pasada en el Workday Charity Open.