Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Puede que tu primer reflejo sea lavar estos alimentos, pero no es necesario al momento de cocinarlo o comerlos. En cambio, si lo haces, puede ser más peligroso para tu salud.

Si pensabas que al lavar el pollo y otro tipo de carnes evitabas la propagación de bacterias transmitidas por los alimentos, deberías pensarlo dos veces.

Cuando lavas el pollo, el agua que utilizamos no es lo suficientemente caliente para matar a todas las bacterias, así que cuando lo mojas solo redistribuyes su posición permitiendo que se expanda por otros lugares, aumentando las probabilidades de que las contraigas.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos es recomendable dejar el pollo tal y como está al momento de cocinarlo. Luego de su preparación se tiene que lavar muy bien las superficies y utensilios usado.

De acuerdo a la FDA todas aquellas ensaladas que están empaquetadas, están listas para comer. Ya que previamente fueron lavados para su consumo.

En cambio si los lavas puedes llegar a aumentar las probabilidades de contaminarlos con bacterias, al estar en contacto con una superficie de la cocina.

Al igual que el pollo crudo, el pescado puede propagar sus bacterias en la cocina. Por ello es recomendable comprar el pescado ya eviscerado y escalado. Para prepararlo tienes que lavarte muy bien las manos y al terminar, limpia muy bien los lugares que tocaste con las manos sucias.

La USDA advierte el hábito de lavar los huevos que compras en supermercados. Los huevos antes de ser empaquetados son lavados muy bien para eliminar las bacterias. Además, son cubiertos con un aceite mineral para crear una capa de protección, al lavarlos solo aumentar el índice de contaminación.

La pasta es un alimento que cuenta con una gran cantidad de almidones naturales lo que es esencial para que sepa mejor. Además, este almidón funciona perfecto para crear una salsa más espesa, lo que permite que se adhiera con mayor facilidad a los fideos.

Así que antes de lavarlos, piensalo dos veces...