Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

ARGENTINA.- Diego Armando Maradona salió de un humilde 'potrero' y nunca tuvo reparo en reconocer sus orígenes.

Quizás por ello, en 1984, acudió a la llamada del padre de un niño enfermo que propuso al Nápoles organizar un partido benéfico para recaudar fondos para la operación que precisaba el chaval y que la familia no podía afrontar.

El club napolitano no quiso hacerse cargo del asunto, pero el problema llegó a oídos del 'Pelusa' y gracias a su apoyo pudo llevarse a cabo un curioso y emotivo amistoso en el campo embarrado de uno de los barrios periféricos marginales de la ciudad italiana.

Tras calentar en el aparcamiento, Maradona saltó al terreno de juego para deleitar a los miles de aficionados que abarrotaron la humilde grada del campo situado en el suburbio de Acerra. Pese a las malas condiciones del terreno de juego, el 'Diez' firmó dos goles, siendo el segundo de ellos de bellísima factura.

El vídeo de aquella 'pachanga' entre barro lleva muchos años colgado en Youtube pero estas últimas semanas se ha viralizado desvelando una bonita historia de todo un campeón del mundo disfrutando del fútbol más humilde y auténtico.