Foto: El País
Foto: El País
Tags:

ARGENTINA.- La pregunta a Matías Morla, abogado y apoderado de Diego Maradona era simple: ¿qué fue lo más loco que le sucedió trabajando para el Diez?

La respuesta fue una anécdota que sucedió en el Vaticano e involucró al papa Francisco.

"Cuando fueron las elecciones de FIFA, Diego apoyaba al Príncipe Alí (bin Al Hussein) y habíamos arreglado un encuentro en Roma muy importante, porque el príncipe es árabe y el Papa Francisco iba a recibir a alguien de otra religión", prologa Morla la increíble historia.

"Quedamos en un horario. Por protocolo, el príncipe no puede buscar a Diego. entonces salimos a la misma hora, con las dos custodias, todos coordinados. Llegamos al Vaticano y Alí había llegado cuatro minutos antes. Y entró a la audiencia. Fuimos con Diego atrás y la custodia nos dijo: 'El Papa está ocupado'. 'Pero la reunión era con nosotros', le avisamos. 'No, el Papa está ocupado', insistió. '¿Ah, sí? Chau', dijo Diego. Y se fue al hotel", continuó el abogado con la reacción del hoy DT de Dorados.

"La gente del Papa empezó a llamar desesperada por teléfono. Y Diego se trabó, seguía con que no iba. No fue. A las 12 de la noche, el Papa mandó un emisario al hotel, que nos dijo que Francisco estaba muy apenado y que lo esperaba al otro día a la mañana. Porque, en realidad, el Papa no había tenido la culpa, sino la custodia", el relato le abró una ventana al reencuentro.

"Llega el otro día. Entramos a la sala privada del Papa y le dijo dos cosas que me impactaron muchísimo. 'Si querés, para pedirte perdón, me puedo arrodillar. Porque entró el argentino más importante al Vaticano'. Francisco es muy humilde. Y futbolero, maradoniano. Esa historia me quedó siempre. Fue fuertísimo", concluyó Morla una anécdota que atesora en un rincón especial.