Tags:

INGLATERRA.- Disculpándose con sus propios aficionados, el Liverpool se retractó el lunes de su decisión de inscribir a su personal no deportivo en el esquema del gobierno británico de retención de empleos durante la pandemia del coronavirus.

De acuerdo con el plan que tiene como objetivo de ayudar a los negocios a sobrevivir el confinamiento nacional, el personal puede ser colocado bajo licencia con el 80% de su sueldo por parte del gobierno, con un máximo de 2.500 libras (3.000 dólares) al mes.

El cambio de parecer del Liverpool se dio dos días después de que aficionados y exjugadores del actual campeón europeo expresaron su descontento con la medida.

“Creemos que sacamos la conclusión equivocada la semana pasada al anunciar que pretendíamos solicitar el plan de retención por coronavirus y otorgar licencia debido a la suspensión del calendario de la Premier”, dijo el director ejecutivo del Liverpool, Peter Moore, en un mensaje a sus seguidores, “y realmente lamentamos eso”.

Los jugadores continúan recibiendo su salario íntegro en el club, que tiene una ventaja en la cima de 25 puntos a falta de nueve partidos de liga en una Premier que se encuentra suspendida en un intento por contener la propagación de la enfermedad COVID-19.

El Tottenham, que perdió ante el Liverpool la final de la Liga de Campeones del año pasado, ha hecho caso omiso de las críticas de sus simpatizantes y políticos y mantienen sus planes de la semana pasada de dar licencia a su personal.

Los rivales de Manchester, United y City, han dicho que no usarían fondos públicos para ahorrar gastos de nómina a pesar de que buena parte de las operaciones de los conjuntos se encuentran suspendidas.

El Liverpool es uno de los clubes más ricos en el mundo del fútbol, con ganancias antes de impuestos de 42 millones de libras (52 millones de dólares) tras ingresar 533 millones de libras (651 millones de dólares) el año pasado. El equipo del norte de Inglaterra es propiedad desde hace más de una década de Fenway Sports Group y su fundador John Henry, quien también es dueño de los Medias Rojas de Boston de Grandes Ligas.