Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras cuatro años en la lista de espera de transplantes, Carlos Rolon ahora tiene un nuevo corazón.

“Le va muy bien. Dicen que le está yendo increíble”, dijo Sheena Cossette, la madre del niño de 6 años a CNN.

Carlos aún está en cuidados intensivos en el Boston Children’s Hospital después de la cirugía del viernes, pero Cossette dijo que esperan poder quitarle el tubo de respiración en los próximos días.

El niño salió de la cirugía antes de la medianoche, y su madre dijo que podía ver la diferencia de inmediato.

“Mi primera reacción fue su color”, porque su piel tenía un tono gris azulado antes de la cirugía. “Cuando lo miré, su color era increíble”, dijo.

Cossette dijo que su respiración parecía mucho más suave y sus niveles de oxígeno estaban al 100%.

“Fue entonces cuando supe que era real”, dijo.

Carlos nació con una anomalía en sus cavidades cardíacas llamada defecto del canal auriculoventricular desequilibrado, y tuvo cuatro cirugías de corazón abierto antes de los 2 años, dijo su madre.

Entró en la lista de trasplantes en 2016, pero aún llevaba una vida bastante normal en Worcester, Massachusetts, e incluso pudo ir a la escuela.

Carlos se enfermó el año pasado y ha estado en Boston’s Children’s desde el 31 de agosto.

Cossette habló con el médico de atención primaria de Carlos el jueves porque temía que la pandemia de coronavirus pudiera retrasarle el trasplante.

“Unas horas más tarde, el médico se acercó y me dijo que tenía uno”, explicó. “Y creo que fue la mayor sorpresa para mí, como, wow, parecía irreal”.

Cossette y el padre de Carlos, que también se llama Carlos, no están juntos, pero se han turnado para quedarse con él en el hospital. Tanto el niño Carlos como el donante tuvieron que hacerse la prueba de covid-19 antes de que el trasplante pudiera continuar.

Con información de CNN