INGLATERRA.- El príncipe Enrique dijo que está dando un “salto de fe” al retirarse de sus deberes reales en un intento por conseguir una vida más tranquila, libre de los periodistas que lo han filmado, fotografiado y escrito sobre él desde el día que nació.

Pero será complicado que lo logre.

La fama mundial seguirá a Enrique y a su esposa actriz Meghan incluso si se cambian al aparentemente más benigno ambiente de Canadá, dijo Pauline Maclaran, profesora de negocios en la Universidad Royal Holloway de Londres y autora de "Royal Fever: The British Monarchy in Consumer Culture'', un libro sobre el impacto de la familia real británica en la cultura popular.

“Ellos creen que si no representan a la monarquía los tabloides se alejarán eventualmente porque será demasiado costoso para ellos, que no tendrán la misma cobertura salvaje. Sienten que podrán controlarlo más desde Canadá”, dijo ella el lunes. “No creo que estén siendo muy realistas”.

Enrique ha tenido desde hace mucho una relación glacial con los medios y el domingo dejó en claro que la prensa era una de las principales razones por las que la pareja tomó la decisión de apartase de la vida de la realeza. En un discurso personal en el que hizo referencia a su madre, la princesa Diana, quien falleció en un accidente de auto en 1997 mientras era perseguida por paparazzi, dijo que no tenía “otra opción” más que alejarse.

Enrique ha acusado a los medios de dirigir una “ola de abuso y acoso” contra Meghan, quien es birracial, además de notar “tonos raciales” en algunos artículos. Él y Meghan presentaron demandas el año pasado contra medios por una supuesta intrusión a su vida privada. En ese entonces Enrique dio una entrevista en la que comparó el trato para su esposa y el frenesí de los medios que contribuyó a la muerte de su madre.

“Cuando perdí a mi madre hace 23 años ustedes me cuidaron”, dijo Enrique el domingo en una cena en Londres para Sentebale, su organización benéfica en África que apoya a jóvenes con VIH. “Me vigilaron por mucho tiempo, pero los medios son una fuerza poderosa. Y mi esperanza es que un día nuestro apoyo colectivo mutuo pueda ser más poderoso, porque esto es mucho más grande que nosotros”.