Foto: Twitter@FICM
Foto: Twitter@FICM
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu abrió las actividades del Festival Internacional de Cine de Morelia con una versión remasterizada de Amores perros y un contundente discurso en defensa del cine mexicano

"Por mejor que sea un guion, con un muy mal director, es una mala película", afirmó.

Iñárritu, recibió el Premio a la Excelencia Artística, como lo hiciera dos años atrás su colega y amigo Alfonso Cuarón.

"Todo esto —el éxito del cine mexicano— ha sido también gracias a una ley y una serie de apoyos que han podido hacer posible que muchos de estos jóvenes puedan hacer las películas porque, a diferencia de un libro que se escribe en una página o en una pintura en un lienzo, el cine es un arte que necesita dinero y es caro, a veces muy, muy caro. Y se necesita ese apoyo para no quedar en manos de los mercados internacionales, esperamos que haya una reflexión y apoyo entorno a esto", expresó casi al iniciar su discurso.

"La fuerza que tiene el cine hoy es una gran aliada para poder decir las cosas que nos pasan y reflejarnos: Un país sin cine es un país ciego. No apoyarlo es no apoyar la causa de una pobreza económica que nadie quiere y que tenemos que atender las causas. Hay que redefinir la pobreza, no podemos permitir que haya pobreza cultural, científica, intelectual o espiritual, tenemos que cuidar eso porque es lo que nos ayudará a prevenir la pobreza económica y la desigualdad", añadió.

Posteriormente retomó una de sus ideas anteriores para profundizar en su mensaje: "Porque hay muchos ricos muy pobres: pobres intelectualmente, pobres culturalmente y en todos los sentidos que crean la pobreza económica, entonces también hay que enriquecer a los ricos y a los pobres y no solamente creer que de pan vive el hombre", dijo.

A continuación, respondió implícitamente a que el dinero que se toma de los fideicomisos estará destinado a "programas sociales para proteger a los más pobres" como lo ha asegurado el presidente Andrés Manuel López Obrador: "Nadie va a poder ser capaz de estar en contra de apoyar a los que menos tienen. Es importante que los olvidados, sean recordados, sean rescatados, sean apoyados, que sean los que primero reciban y los que realmente sean considerados", dijo Iñárritu.

Pero también utilizó las referencias fílmicas para exponer una idea que no dejó indiferente a nadie en la sala: "Creo que nadie podría estar en contra de esa historia, de ese guion; pero como el guion de Los olvidados de (Luis) Alcoriza y (Luis) Buñuel, que es perfecto, tiene que estar bien ejecutado: Por mejor que sea un guion, con un muy mal director, es una mala película", enfatizó.

"El concepto de pobreza se debe replantear también a otras áreas no solo a la económica. A lo que voy es que la pobreza intelectual, la pobreza cultural y la pobreza espiritual son el origen de la pobreza económica, y si no atendemos esas riquezas de este país, en donde nos encontramos todos, en esos mosaicos y en esos murales que hacían los grandes muralistas mexicanos donde estábamos retratados todos con esa tradición visual, que ahora es el cine, es innegable que se trata de una de las grandes expresiones mundiales, personales e industriales”, explicó.

"La fuerza que tiene el cine hoy es una gran aliada para poder decir las cosas que nos pasan y reflejarnos: Un país sin cine es un país ciego. No apoyarlo es no apoyar la causa de una pobreza económica que nadie quiere y que tenemos que atender las causas. Hay que redefinir la pobreza, no podemos permitir que haya pobreza cultural, científica, intelectual o espiritual, tenemos que cuidar eso porque es lo que nos ayudará a prevenir la pobreza económica y la desigualdad", añadió.

Posteriormente retomó una de sus ideas anteriores para profundizar en su mensaje: "Porque hay muchos ricos muy pobres: pobres intelectualmente, pobres culturalmente y en todos los sentidos que crean la pobreza económica, entonces también hay que enriquecer a los ricos y a los pobres y no solamente creer que de pan vive el hombre", dijo.