Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la navidad a la vuelta de la esquina, comienza el periodo favorito de un inmenso número de personas. Para muchos, esta festividad significa reencontrarse con sus seres queridos, mientras que para otros es el momento de disfrutar de múltiples celebraciones. En México es común cocinar
tamales, cantar villancicos, decorar los hogares con motivos navideños o asistir a las posadas. Si bien este tipo de festejos son habituales en gran parte del mundo, también encontramos algunos países con tradiciones más peculiares.

Troncos sonrientes y telarañas
Aunque en la mayoría de los lugares la Navidad se celebra entre los días 24 y 25 de diciembre, se afirma de forma habitual que ésta empieza cuando la temática navideña inunda las calles y se apodera de la industria del entretenimiento. Ejemplo de ello son las incontables películas navideñas que se emiten, como El Grinch o Cuento de Navidad, o incluso los juegos de casino como Xmas Magic o Xmas Joker, que aparecen en el catálogo por Navidad. No obstante, en algunos territorios, existen otros indicios de la inminente llegada de la festividad, tal y como la venta de troncos con caras sonrientes en Cataluña (España). Dicho tronco se conoce como “Tió de Nadal”, y es común verlo en los hogares catalanes durante todo el mes de diciembre.

La tradición dice que al tronco se le debe dar de comer, para que el día de Nochebuena pueda “defecar” regalos. Con el objetivo de que éste dé numerosos presentes, se le golpea con bastones mientras se cantan canciones tradicionales. Por otro lado, en países como Ucrania y Alemania, los troncos no tienen caras, pero es común decorar los árboles con telarañas e incluso arañas. Esta costumbre procede de un antiguo cuento, el cual explica que una madre y sus hijos eran tan pobres
que no tenían con qué decorar su árbol, por lo que un grupo de arañas decidieron ayudarles y lo envolvieron de hermosas telarañas que se convirtieron en oro y plata.


Pollo y seres sobrenaturales
Japón tiene una rica gastronomía, pero su plato estrella en Navidad es el pollo frito de Kentucky Fried Chicken (KFC). Esta preparación, más allá de destacar por su sabor, es un símbolo navideño en el país nipón. Tal es el fenómeno que despierta desde la década de los setenta, que los japoneses necesitan reservar con antelación su pedido o tendrán que hacer largas colas y arriesgarse a quedarsesin él.

Finalmente, es bien sabido que la Navidad está repleta de cuentos y leyendas, como por ejemplo la historia de Krampus, el malvado ser con forma demoniaca que castiga a aquellos que se portan mal en Austria. En Noruega también se teme que los espíritus y las brujas puedan visitar las casas, así que
por las noches se esconden las escobas para que no puedan utilizarlas como medio de transporte. En definitiva, se celebren o no dichas tradiciones, no hay duda de que la Navidad le brinda a cada país un toque de magia y originalidad.

Fuente: Pexels.com